martes, 23 julio, 2024

Behemot y Leviatán

Por si a alguien le falla la memoria o los tiene en la punta de la lengua, pero no le salen, recuerdo que son dos figuras acuáticas tremebundas que aparecen en la Biblia (traducidas como hipopótamo o cocodrilo) y que a los israelitas les provocaban un terror pavoroso. En el libro de Job, Dios aparece dominando soberanamente a esos dos monstruos míticos, como si los hubiera creado para tenerlos como animales de compañía. Job se ha estado despachando a gusto a lo largo de 39 capítulos presentando a Dios sus quejas y reclamaciones pero, en determinado momento, Él toma la palabra y ordena a Job que mire a Behemot y a Leviatán y es como si le dijera: “¿Ves esos dos engendros que tanto te asustan? ¿Puedes tú pescarlos con anzuelo o meterles un junco por la nariz…?”. Y a Job no le queda más remedio que cerrar la boca y rendirse ante un poder creador que le sobrepasa.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

«Hoy estamos llamados a integrar, no a separar»

0
Ignacio Virgillito Oficina de comunicación de la Prov. Claretiana de Santiago Vida Religiosa entrevista al P. Mathew Vattamattam, superior general de los Misioneros Claretianos, con motivo...

Síguenos en Twitter