domingo, 14 abril, 2024

Antes de que cante el gallo

“Iré contigo..” pero la realidad se impone y las buenas intenciones (que siguen siendo buenas) desaparecen. Negar, abandonar, dejar atrás, también forma parte de nuestra propia historia, de nuestros pecados. Aún así Dios sigue cuidando de los gallos y de los gorriones y de nosotros… “Apacienta mi rebaño…” y agradecidos.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

«La vida religiosa, para ser profética, debe estar e ir a...

0
Vida Religiosa tiene siempre un oído en España y otro en Latinoamérica, aunque sin olvidar nunca a la vida consagrada de otros continentes. Tras...

Síguenos en Twitter