martes, 5 marzo, 2024

ADVIENTO: CAMINO DE FE

Que somos peregrinos, es más que evidente. Caminamos, sin saber muchas veces a dónde vamos. Por eso es muy importante parar de vez en cuando. Hacer un alto, hacer silencio y no tener miedo a las preguntas, que nos devuelven los pies al suelo, cuando nuestras falsas utopías nos alejan de él.

Dios baja a ese suelo que huele a campo, a oveja, a entrega, a perdón, a servicio, a hermano, a amigo. Sí, ese es el Dios que viene. El mismo que es capaz de convertir el desierto de mis noches en estanque soleado. El mismo que tiene poder de poner luz en las oscuridades y tinieblas de mi debilidad. El mismísimo Dios que con su gracia, transforma en fidelidad los instantes de mi traición, infidelidad y corrupción.

Dios viene. Se hace camino. Y caminante. Y sólo por con Él, con Él y en Él, las preguntas de la vida, de la fe, se vuelven respuestas. La lejanía, la ausencia, la distancia, el olvido, se transforma en cercanía fecunda. La sed de estar en equilibrio, ser convierte en agua fresca y limpia. La oscuridad y la soledad, se transfigura en resplandor, en luz.

Sí, Dios viene. Y nos lo encontramos de camino

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

Libres para el Amor

0
Juan Carlos Martos, cmf La Cuaresma invade casi todo el calendario de marzo. Es un tiempo preparatorio para la Pascua del Señor. La sabiduría del...

El camino a la libertad

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies