42 Semana de Vida Consagrada (III)

0
369

 

 

 

 

 

 

 

Dios de alianza: la fe sólo crece creyendo

“La misma tradición ha puesto también de relieve en la vida consagrada la dimensión de una peculiar alianza con Dios”. (VC 93)

Poco a poco el salón de actos del Colegio Calasancio va cobrando vida y según el horario previsto arranca el tercer día de la Semana con un breve momento de oración que nos serena e introduce en un clima de escucha.

Tras la preceptiva presentación de la primera ponente comienza la sesión de la mañana con la primera charla:

Dios para apasionar. Me consagro a Dios

La hermana Asunción Codes, Coordinadora General de la Compañía de Santa Teresa, con un estilo cercano y muy agradable, comienza haciendo una confidencia: “me apasiona Dios, me apasiona la vida y es lo que avala lo que voy a decir”.

Sus profundas palabras, divididas en cinco puntos, presentan, en primer lugar, a un Dios amor apasionado por su pueblo y que en Jesús se manifiesta en la defensa de los últimos. Continúa indicándonos que han sido muchos los hombres y mujeres apasionados por el Dios de Jesús. Los fundadores y fundadoras, los místicos y místicas, son testigos y maestros indiscutibles de la pasión por Dios y los hombres y sobreviven en la noche porque les alcanza una visión que se convierte en pasión, este es seguramente su gran secreto.

En tercer lugar, pasa a dar respuesta a la pregunta “¿qué digo cuando expreso ‘me consagro a Dios’ y ‘por ellos me consagro’?” Indica que la respuesta tiene que ser totalizadora y radical y, con una gran sinceridad y confidencia, responde de una manera preciosa y emotiva a la misma con “su declaración de consagración”.

En cuarto lugar, expresa que “otra de sus pasiones es hablar de itinerarios” y nos ofrece cuatro claves para alimentar la pasión por Dios y por su Reino.
Finalmente, nos invita a apasionarnos y a sostenernos juntos, en comunidad.

Testigos de Dios: los mártires

Después del descanso disfrutamos de la presentación de la película Un Dios Prohibido sobre el Seminario Mártir Claretiano de Barbastro. Los participantes recibimos como obsequio ofrecido por la Provincia Claretiana de Santiago un folleto que lleva por título Mártires claretianos de Barbastro. Escritos y testimonios de prisión.

D. Juan Carlos Sánchez, asesor religioso de la película, va desgranando una serie de elementos sobre el contenido, la preparación de la misma y el proceso que han vivido durante su realización los actores y el personal implicado en la misma. Indica que la película en medio de la debilidad y a pesar de la debilidad quiere mostrar la alegría de la fe, la alegría pascual. Al hilo del tema de la Semana apunta que la búsqueda de Dios tiene que resolverse en la pregunta de dónde está Dios cuando hay personas que son martirizadas. Concluye diciendo que fue una forma de evangelizar, ya lo fue para los actores y esperemos que sea para todos los que vayan a ver la película.
Seguidamente se proyecta un fragmento de 20 minutos de la película para abrir apetito y despertar emociones entre los asistentes.
En un tercer momento D. Pablo Moreno, director de la película, afirma que siempre tuvieron muy claro que no querían que fuera política, sino que tenía que presentar lo fundamental de los mártires: mostrar a las personas que mueren y mueren por algo, por Alguien, por Jesucristo. Apuntilla que “si los mártires murieron perdonando, quiénes somos nosotros para inculpar a los asesinos. Aquí está la prueba de amor suprema”.

Indica que están en la fase de posproducción y esperan que la película se estrene en breve. Concluye comentando la experiencia de José María Rueda –uno de los actores– que en una charla de presentación de la película dijo que en su vida tenía dos hitos importantes: el nacimiento de sus hijos y el rodaje de esta película.

Hoy también a las 13.00 horas tiene lugar la celebración de la Eucaristía en la iglesia del Colegio Calasancio. En esta ocasión la preside el P. Luis A. Gonzalo.