martes, 23 julio, 2024

Ven Espíritu…

Ven, porque eres regalo, siempre desbordando nuestros mezquinos planes, nuestras pequeñas seguridades de compra-venta.

Ven, porque necesitamos ser más del Reino, entrar en lo que nos da miedo y dejar que renueves la faz de nuestras vidas personales y comunitarias.

Ven, porque tenemos los huesos secos y el corazón se nos va esclerotizando por el paso del tiempo y de las cosas.

Ven, recrea lo que ya nos fue dado desde antes del comienzo de la Creación, ese pequeño grano que, a pesar de nosotros mismos, sigue germinando en las esquinas de lo que somos.

Ven, haznos uno en lo distinto, que nuestras ideologías no puedan más que nuestros amores.

Ven, llena nuestras soledades anchas y desproporcionadas, haznos salir a los cruces de caminos para invitar (no obligar) a los que quieran al banquete compartido: Tú ya tienes preparada la mesa grande y repleta.

Ven, redime lo que fuímos para poder seguir siendo de otra manera, para que el dolor no nos haga cargar fardos pesados sobre los demás mientras nosotros no movemos ni un dedo.

Ven, Espíritu, ven a pesar de que te lo digamos titubeando, con el corazón pequeño, con la existencia hipotecada, con el sarcasmo de los hombres satisfechos.

¡¡¡ Ven, Espíritu, ven !!!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DEBERÍAS LEER

«Hoy estamos llamados a integrar, no a separar»

0
Ignacio Virgillito Oficina de comunicación de la Prov. Claretiana de Santiago Vida Religiosa entrevista al P. Mathew Vattamattam, superior general de los Misioneros Claretianos, con motivo...

Síguenos en Twitter