martes, 23 julio, 2024

Sembrador, semilla y tierra…

El reino de Dios se parece a…

La parábola indica que el reino de Dios está ahí, porque lo está el sembrador que echa la semilla en la tierra, lo está la semilla, lo está la tierra que recibe la semilla…

El reino de Dios está ahí: El Padre ha enviado a su Hijo, ungido de Espíritu Santo, para evangelizar a los pobres… El reino es cosa de Dios, de evangelio y de pobres.

En Cristo Jesús, Dios se ha hecho evangelio para los pobres: “los ciegos ven, y los cojos andan; los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen; los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia la buena noticia”… Hay sembrador, semilla y tierra: el reino de Dios está ahí…

El reino va con Jesús de Nazaret… En Jesús, el Padre con el Espíritu y el evangelio llegan a la tierra de los pobres para que en ella el reino de Dios germine, y vaya creciendo y produzca su fruto… En Jesús, a Dios la casa se le llena de hijos…

Hemos dicho “con Jesús” y “en Jesús”; y eso, Iglesia cuerpo de Cristo, significa también “contigo” y “en ti”, pues no ha de separar el hombre lo que Dios ha unido, y de Cristo Jesús y de ti se dijo que “seréis los dos una sola carne”.

En ti”, en el cuerpo de Cristo que eres tú, Dios se hace evangelio para los pobres: No eres colaboradora de ningún poder mundano, no eres proveedora de ninguna ideología; no te perteneces a ti misma, eres el cuerpo de otro; eres presencia real de Cristo Jesús en el mundo, eres sacramento de aquel que fue ungido y enviado para ser evangelio de los últimos, de los que no cuentan, de los nadie… “Contigo”, si no traicionas lo que eres, va el reino de Dios…

Y lo que de Cristo y de la Iglesia se dice con verdad, lo decimos también de cada uno de nosotros: “Dios nos ha sacado del dominio de las tinieblas y nos ha trasladado al reino del Hijo de su amor”; somos miembros del cuerpo de Cristo… llamados a ser evangelio para los pobres, a llevar con nosotros el reino de Dios… …

No olvidemos, sin embargo, que esta vida divina que hemos recibido, se hace débil si no la cuidamos, la perdemos si no la alimentamos…

Los que por gracia hemos sido incorporados a Cristo, día a día hemos de aprender a ser imagen y semejanza de Cristo Jesús: necesitamos escuchar su palabra y hacernos con su mirada;  necesitamos imitar sus sentimientos y seguir sus huellas; necesitamos bajar con él, negarnos a nosotros mismos y abrazar su cruz; necesitamos silencio y oración que nos haga disponibles para el Espíritu de Dios; necesitamos recibir a Cristo Jesús, comulgar con él, hacernos uno con él, de modo que él viva en nosotros y nosotros en él.

En la eucaristía, donde escuchamos y comulgamos, aprendemos a ser Cristo, a ser Iglesia, a ser de los pobres, a ser portadores del reino de Dios.

Hasta que sea del todo verdad que el reino de Dios se parece a ti…que echas la semilla en la tierra…

Feliz domingo.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

«Hoy estamos llamados a integrar, no a separar»

0
Ignacio Virgillito Oficina de comunicación de la Prov. Claretiana de Santiago Vida Religiosa entrevista al P. Mathew Vattamattam, superior general de los Misioneros Claretianos, con motivo...

Síguenos en Twitter