sábado, 24 febrero, 2024

Pan de jofaina

Y el carpintero nos da su última lección que es la primera: partirse en trocitos, en migas y en jofaina. Partirse y derramarse porque aun puede hacerlo, porque mañana habrá otros que se encarguen de partirlo, de romperlo en pedazos de árbol de la vida.

Hoy se adelanta él, con las virutas aun prendidas en la túnica, echando la vista atrás con alegría y hacia delante con una mezcla de angustia y de esperanza. 

Después del lavatorio-eucaristía el Verbo se queda mudo, silencioso, para entrar en Aquel de quien salió antes de todos los tiempos. Vuelve al Padre, a su Padre y nuestro Padre, con los labios cerrados, varón de dolores, pero con la única palabra que no tuvo que aprender porque ya la tenía dentro: amor. 

Amor de migas, de jofaina, de túnica aun con las virutas de Nazaret. Amor de Carpintero. 

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DEBERÍAS LEER

Confesiones de un sacerdote digital

0
Heriberto García Arias Gonzalo Fernández Sanz Director de VR   A diferencia de los primeros discípulos de Jesús, que “dejaron inmediatamente las redes y lo siguieron” (Mc 1,18),...

Peregrinar con esperanza

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies