viernes, 17 septiembre, 2021

No juzgar, sí salvar

No es sencillo dejar el juicio de lado y mucho menos dejarse salvar.

Lo que nos sale con más facilidad suele ser la condena y más en estos tiempos en los que las personas nos encontramos cansados y tensos.

Pero la propuesta de Dios va por otro camino, el de salvar. El de arrimarse al árbol malo para convertirlo en Madero de salvación.

En buscar lo que está perdido o enfermo o excluido para reintegrarlo en el aprisco de la compañía de los otros. Ya no hay soledades impenetrables o abismos insondables si nos dejamos encontrar por el que se hace el encontradizo a cada instante.

Mucho más sencillo y claro y justo y nuestro es el juicio (más bien la condena). Pero nuestro Dios no deja de ser complicadamente sencillo salvando a quien busca dejarse salvar, aunque sea a tientas. Casi siempre a tientas.

Dejarse. Amén

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

DEBERÍAS LEER

En comunión con Cristo y con los pobres

0
La palabra de Dios nos acerca hoy al misterio de la muerte de Jesús. Llevo grabada en la mente la imagen del Crucificado: Jesús, los...

Los contrastes que abochornan

NECESITAMOS NECESITARNOS

Síguenos en Twitter


Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies