domingo, 3 marzo, 2024

La letra comenzada

“Cuando suena la campana, dejarán sin acabar la letra comenzada». La tradición se remonta a los Padres del desierto y en el noviciado su ejecución no era difícil: dejabas la costura para ir a la capilla y no pasaba nada por dejar a medias un zurcido; cerrabas el libro para ir a doblar ropa y casi te daba lo mismo una cosa que otra. Su sentido estaba claro: lo importante era hacer lo que Dios quería y, como la campana era su voz, había que desprenderse con prontitud de la propia voluntad.

Las complicaciones vinieron después y las tentaciones también: ¿cómo voy a dejar a medias lo que hago? (En este colegio, en esta cocina, en este grupo, con este médico que me entiende tan bien,  en este clima que le sienta de maravilla a mis huesos…). Nuestras manos se convierten en garras que se aferran a lo conocido, que nos estancan y  atornillan en viejas costumbres, en la estrechura de nuestras perspectivas, en la convicción de que ya es demasiado tarde para todo lo que suponga novedad, apertura, cambio o desplazamiento.

Como patos de corral con las alas atrofiadas, miramos con nostalgia el vuelo de una bandada de patos salvajes surcando el cielo. ¿Podría yo volver a ser tan libre, tan despreocupada de lo mío, tan fascinada por el Reino como para dejar atrás mis propios planes? ¿Para dejarme alcanzar de nuevo por Quien me invita a seguirle en otro lugar, otro servicio, otro paisaje vital? ¿Tan atraída por él como para soltar y “dejar sin acabar” lo que tengo entre manos, a perder su control, a renunciar a dejar en ello mi nombre, mi firma o mi estilo? ¿Estoy a tiempo de hacerme como los niños, con esa concentración absoluta que ponen en su juego pero que interrumpen de inmediato cuando su madre les llama a merendar?

Estamos llamados a vivir así, a soltar nuestras “letras empezadas”, a dejarlas en manos de otro Escribano y confiar, perdidamente, en que solo Él puede completar todo eso inacabado y fragmentado que hay en nuestras vidas y poner en ellas el sello de su belleza.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DEBERÍAS LEER

Escuchar es el imperativo

0
Liliana Franco, ODN Gonzalo Fernández Sanz Director de VR   La vida religiosa es hoy más multicultural que nunca. Vida Religiosa quiere hacerse eco de las voces que...

El camino a la libertad

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies