lunes, 29 noviembre, 2021

Haití

Hoy hace un año y lo olvidado sale a la luz gracias a los medios. El terremoto sigue haciendo daño aunque la tierra ya no tiemble. Y el clamor es común: la ayuda internacional no llega.

Ayuda comprometida hace tiempo, en el tiempo de las prisas y las buenas voluntades, en el tiempo de los votos. Pero ya pasó y se olvidó y ya no vende y la crisis y si “estamos aquí también muy mal” (que se oye, tristemente, no pocas veces)…

Pero una cosa es la ayuda internacional (de los Estados) y otra la de las instituciones o ONG´s que siempre estuvieron sobre el terreno. Y dentro de esas ONG´s muchas de Iglesia, muchísimas. Haciendo lo imposible con lo pequeño, con cifras no demasiado grandes que brotaron de la generosidad de las personas. Y trabajando codo a codo, allí, viviendo como la gente vive. 230.000 personas fallecidas (muchas aun desaparecidas o no contabilizadas) y 800.000 viviendo en precarios campamentos, y el cólera.

Y ayer fuimos a montar una exposición sobre África, organizada por REDES Vigo (www.africacuestiondevida.org)  a un colegio de infantil de Vigo. Una exposición gratuita para el cole, con cuentacuentos africanos (y sin papeles) gratuitos (a los que se les da 60 euros por el trabajo de la mañana, del dinero de la campaña). La intención es sensibilizar sobre los valores positivos de África y de sus habitantes. Y una profesora encantadora que decidió que sería bueno para toda la comunidad educativa y así lo propuso al centro.

Y al llegar, dos voluntarios, nos encontramos con dos profesoras que nos preguntan qué venimos a hacer. Y nosotros se lo contamos a grandes rasgos. Y ellas que “muy mal”, que las ONG´s nos quedábamos con un 90% del dinero y enviámos un 10%. Y que cuánto costaba todo aquello, y que ellas no iban a llevar a sus niños,y mil historias más… La profesora encantadora avergonzada y sin saber cómo disculparse con nosotros. “Tranquila, estamos acostumbrados”. Pero lo cierto es que a estas cosas nunca te acostumbras y te da tristeza (Bienaventurados cundo os insulten…). Y Haití sigue ahí, hoy rezando sobre las ruínas de la antigua catedral y en otros muchos lugares… Y hombro con hombro trabajando muchos y los Estados sin reaccionar, pero no confundamos.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anteriorFuera del pobre no hay salvación:
Artículo siguienteCatedrales y pateras:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

DEBERÍAS LEER

LA FRÁGIL ESPERANZA

0
  Entramos en tiempos nuevos aunque parezcan viejos.  Cada día, en realidad es un tiempo nuevo. Nada se repite, a pesar de lo que pensaba...

Que se acabe

Reino

Síguenos en Twitter


Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies