viernes, 1 marzo, 2024

Galilea

Después del regalo de los días santos en Baltar vuelvo a lo cotidiano, a la Galilea que es el lugar donde nos encontramos con la carne y las heridas del Resucitado. No es un fantasma: come con nosotros. No es un fantasma: su carne se puede tocar como en el momento incrédulo de Tomás (demasiado pedir, «no os basta cansar a los hombres que también cansáis a Dios», como dijo el profeta al rey Acaz). No es un fantasma: está aquí, en el Reino iniciado… Y como no es un fantasma se puede percibir, con los cinco sentidos, en lo tenue de lo cotidiano. No es fácil porque nos cerramos a lo grosero y a lo evidente que nos dicen se puede percibir. Pero en la costosa y ardua Galilea (pon el nombre de tu ciudad o pueblo) sigue transitando el Resucitado, incluso, a nuestro pesar. No hace falta mirar sólo al cielo, porque cielo y suelo están unidos en admirable alianza de amor, siempre nueva, siempre sorprendente. En nuestros suelos… Felices Pascuas

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DEBERÍAS LEER

SOLEDAD ENQUISTADA

0
Acabo de llegar de un viaje por Latinoamérica. Ciclos de conferencias perfectamente programadas. Público receptivo, buen ambiente. Mucha gente, muchísima. Auténtico clima de búsqueda....

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies