martes, 23 julio, 2024

Galilea

Después del regalo de los días santos en Baltar vuelvo a lo cotidiano, a la Galilea que es el lugar donde nos encontramos con la carne y las heridas del Resucitado. No es un fantasma: come con nosotros. No es un fantasma: su carne se puede tocar como en el momento incrédulo de Tomás (demasiado pedir, «no os basta cansar a los hombres que también cansáis a Dios», como dijo el profeta al rey Acaz). No es un fantasma: está aquí, en el Reino iniciado… Y como no es un fantasma se puede percibir, con los cinco sentidos, en lo tenue de lo cotidiano. No es fácil porque nos cerramos a lo grosero y a lo evidente que nos dicen se puede percibir. Pero en la costosa y ardua Galilea (pon el nombre de tu ciudad o pueblo) sigue transitando el Resucitado, incluso, a nuestro pesar. No hace falta mirar sólo al cielo, porque cielo y suelo están unidos en admirable alianza de amor, siempre nueva, siempre sorprendente. En nuestros suelos… Felices Pascuas

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DEBERÍAS LEER

«Hoy estamos llamados a integrar, no a separar»

0
Ignacio Virgillito Oficina de comunicación de la Prov. Claretiana de Santiago Vida Religiosa entrevista al P. Mathew Vattamattam, superior general de los Misioneros Claretianos, con motivo...

Síguenos en Twitter