domingo, 27 noviembre, 2022

Discutían…

En una blancura hermosa, especial, se produjo lo que para muchos es una simple anécdota o algo secundario: el anticipo de lo que va a ser y ya está siendo, de la resurrección.
Y los discípulos, como siempre, como nosotros hoy, sin enterarse de mucho. Estaban a gusto y querían quedarse, sin entender que había que bajar de la montaña.
Toda la historia de la salvación desplegada ante sus ojos atónitos y sus pupilas estremecidas, ante sus oídos incrédulos y acomodaticios. Palabras importantes que se fueron perdiendo, diálogo olvidado entre la Ley y los Profetas con la Ley del amor y el Gran Profeta. Palabras del Padre que caen en saco roto o en odres viejos que se rompen porque no pueden contener ese vino de novedad absoluta.
Y el triste resumen de esos amigos, con el corazón todavía lleno de disfrute: discutían que querría decir aquello de resucitar de entre los muertos.
Otra discusión más como la de quién se sentaría a derecha o a izquierda, o como el empeño en negar la negación que ya se estaba fraguando, o el pensar (como Pedro) que el Mesías no podía acabar así cuando lo había escuchado de la boca del mismo Jesús (Tú no piensas como Dios)
Y lo vivido anticipadamente en ese diálogo blanco queda relegado a la mera anécdota, olvidado por las preocupaciones del bajar de la montaña, anhelado siempre lo que podía haber sido y no fue.
Y no se dieron cuenta, no nos damos cuenta, que ya estamos resucitados en cierto modo. Que lo que va a ser no es una ruptura absoluta con lo que estamos siendo. Que no se trata de instantes finales decisivos sino de vida que se va desarrollando y germinando en el ya de esta historia claro-oscura que transitamos. Que no hay pruebas irrefutables, pero que sí hay testimonios existenciales que nos recuerdan que es cierto que cada día, como dice el himno, estamos recién resucitados y plenos en Su plenitud.
No discutamos (con los otros, con nosotros mismos, con Dios), vivamos lo que ya nos va siendo entregado: en ese diálogo blanco del que ya formamos parte para siempre

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

«Dios mío, mi Rey»

0
El letrero que había por encima de ti, decía: “Éste es el rey de los judíos”. Quiero pensar, Jesús, que nunca me hallé entre los...

GESTIONA TU ESPACIO

¿DIÁCONOS «PERMANENTES»?

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies