DECISIONES PARA TIEMPOS DE INNOVACIÓN

0
565

CUANDO INICIAMOS UNA ESPIRITUALIDAD DE LA BÚSQUEDA Y EL PEREGRINAJE

(Ricardo de Luis Carballada. Dominico, director de la Editorial San Esteban). Signos de renovación en la vida consagrada los veo en algunas de las condiciones actuales en las que transcurre nuestra vida. Señalo tres:

1) Desarrollo de una espiritualidad de búsqueda y peregrinaje.

Uno de los rasgos más distintivos de los países industrializados es el cambio y la transformación permanente.

La imagen de la “sociedad líquida” es acertada. Todo fluye y cambia a una enorme velocidad. Hay quien ha señalado que en esta sociedad líquida no hay lugar para auténticas experiencias sino solamente para una sucesión de sensaciones.

Un pastor de nuestra Iglesia decía que en la actualidad podría parecer que los consagrados somos como los últimos mohicanos de una fortificación que se derrumba. Pero en realidad somos los pioneros de una avanzadilla que salió en búsqueda de nuevas rutas. Me parece una comparación acertada. Pertenece al núcleo de la vida consagrada la búsqueda, el tanteo, la exploración de nuevas rutas.

Lo que nos está pidiendo el contexto presente es el desarrollo de una espiritualidad de la búsqueda y del peregrinaje.

Una espiritualidad que ponga sobre la mesa las claves que permitan realizar “experiencias auténticas”. Esta es la nueva ruta que ha comenzado a buscar la vida consagrada en muchas comunidades y proyectos: la renovación de la espiritualidad cristiana.

2) Transformación de los grandes proyectos apostólicos.

Los cambios socio-religiosos y la disminución de personal están transformando también nuestras grandes instituciones de acción apostólica. Y ha traído como consecuencia la formación de grupos apostólicos de misión compartida. Las comunidades consagradas nos hemos abierto a proyectos apostólicos que llevamos adelante con grupos de laicos. Y está irrumpiendo un futuro prometedor para la vivencia de la comunión eclesial y para la corresponsabilidad en la misión.

Por otra parte, muchas comunidades de consagradas se han desplazado a lugares de vida y de misión más cercanos a la vida, más sencillos y humildes.

3) La aparición de comunidades multiculturales.

Muchas comunidades consagradas están formadas hoy por personas procedentes de distintos continentes y culturas. Todo un desafío para la vida en común. Y la oportunidad de aprender las claves para lograr una gran sueño de la humanidad: una unidad que no rompa la diversidad; un reconocimiento de la diversidad que no comprometa la unidad.