lunes, 29 noviembre, 2021

De palabras y Palabra

Hay momentos en los que, sin saber muy bien el motivo, me da la sensación de que diferentes cosas que ando viviendo adquieren juntas unidad y sentido. Eso me ha sucedido esta mañana cuando, de repente, me ha parecido que algo tan dispar y disperso como lo que celebramos en Navidad, aquello en lo que estoy invirtiendo algo más de tiempo en estos días y un libro que me estoy leyendo “porque sí” y no porque tenga que hacerlo… hablan, en el fondo, de lo mismo. Me explico mejor.

Aunque el número de lecturas que “tendría” que hacer está adquiriendo un volumen considerable, me estoy dando el premio de leer un ensayo que recomiendo muchísimo y se llama “Los judíos y las palabras”. La idea que atraviesa la obra y que ilustran de diversos modos es que lo que convierte a los judíos en tales no es la descendencia genética ni la religión, sino la vinculación a un texto. La relación que a lo largo de los siglos han establecido con una narración, con un relato escrito, es lo que ha ido configurando su cultura, su mentalidad… y a ellos mismos.

Por otro lado, estoy aprovechando el “cambio de horario” de estos días para invertir algo más de tiempo en preparar unas clases de profetas. Eso significa que estoy disfrutando de leer con calma ciertos pasajes, pararme en las palabras y sus significados, ahondar en los textos y romperme la cabeza para ver cómo puedo compartir algo de esta riqueza a mis alumnos y contagiarles de mi placer y disfrute ante la Escritura.

Esta mañana se me ocurría que, en realidad, esto tan “dispar” adquiere sentido en torno al Misterio de la Palabra hecha carne que estamos celebrando. Y es que si la relación con texto escrito es capaz de generar una cultura y configurar a un grupo humano con una identidad muy particular, si la relación con esa palabra que, en creyente, es Palabra de Dios puede provocar el placer y la fascinación que a mí me despierta… ¡¡cuánto más la relación con Aquella Palabra que se ha hecho uno de nosotros!!

Si las palabras son capaces de “encarnar” al pueblo judío y la Palabra se hace Niño ¿cómo no buscar todos los modos y maneras para “encarnar” la Escritura y que todos puedan descubrir su riqueza?

Lo reconozco: este post es un poco freaky bíblico, pero permitidme este devaneo de biblista… y echadle la culpa a los polvorones. ¡Feliz Navidad!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anteriorSimeón y Ana
Artículo siguiente¿Quién mató la encarnación?

DEBERÍAS LEER

LA FRÁGIL ESPERANZA

0
  Entramos en tiempos nuevos aunque parezcan viejos.  Cada día, en realidad es un tiempo nuevo. Nada se repite, a pesar de lo que pensaba...

Que se acabe

Reino

Síguenos en Twitter


Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies