domingo, 3 marzo, 2024

Cristo, Iglesia, pobres

En la visión del profeta, Dios es representado como un anciano sentado: “su vestido era blanco como la nieve, su cabellera como lana limpísima; su trono, llamas de fuego; sus ruedas, llamaradas”.

El Apóstol lo nombra como “Sublime Gloria”.

Y el evangelista lo recuerda como “nube luminosa” que a todos cubrió con su sombra, y también como “voz” que, “desde la nube”, declara el misterio de Jesús.

Aquel profeta, que vio “venir en las nubes del cielo como un hijo de hombre”, aún no sabe que está hablando de Jesús. Pero esto es lo que anuncia de él: “Le dieron poder real y dominio… su reino no tendrá fin”.

El Apóstol habla de Jesús, habla como testigo ocular de la grandeza de Jesús, y da fe de que lo vislumbrado en la transfiguración se verá cumplido cuando la historia llegue a su fin y se manifieste “el poder y la última venida de nuestro Señor Jesucristo”.

El evangelista se fija en aquel “hijo de hombre” que está haciendo su camino hacia la plena manifestación de su gloria, y lo ve transfigurado, con el rostro que resplandece como el sol, y con vestidos blancos como la luz. Y aún le queda por reseñar la voz que llega desde la nube: “Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo”.

Ahora, Iglesia discípula de Jesús, deja que él se te acerque y te toque, de modo que, lo mismo que Pedro, Santiago y Juan, mires despierta al que habías admirado dormida: y no verás “a nadie más que a Jesús, solo”.

No verás a nadie más que al Jesús de siempre, al que tiene que ir a Jerusalén y padecer allí mucho, y ser ejecutado; no verás a nadie más que al Jesús negado, juzgado, condenado y crucificado, injuriado, vejado y abandonado.

Y aprenderás a conjugar en armonía lo que de él confiesas despierta con lo que de él has visto dormida.

Pero aún has de considerar otro misterio, y es el de tu comunión con Cristo Jesús: si te buscas a ti, búscate en él; si lo buscas a él, búscalo en ti.

De él y de ti habla hoy la palabra de la revelación: Con Cristo Jesús habrás de negarte a ti misma, con él habrás de tomar tu cruz y seguirlo, con él habrás de perderte a ti misma. Su camino es tu camino. Su destino es tu destino. Su Pascua es tu Pascua. Su luz es tu luz.

Y esa luz, que es de Cristo y tuya, resplandece también en los pobres; hoy son ellos el cuerpo crucificado de Jesús; ellos son siempre tu cuerpo crucificado.

Para Jesús, para ti, para los pobres, son las palabras de la declaración: “Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo”.

Y ese “escuchadlo”, con que se cierra la declaración, sólo puedo entenderlo como mandato que me obliga con Jesús, con los pobres y contigo.

El corazón me dice que esa trinidad es inseparable.

Si escucho a Jesús, escucho a la Iglesia y a los pobres; si escucho a la Iglesia, escucho a Jesús y a los pobres; si escucho a los pobres, escucho a la Iglesia y a Jesús.

Lo digo a los pobres, lo digo a la Iglesia: Fíjate en la gloria de la Transfiguración del Señor, en tu camino mantén viva la esperanza, recuerda siempre esa claridad que un día ha de brillar en ellos y en ti.

Feliz subida con Jesús a la montaña de la Transfiguración.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

Escuchar es el imperativo

0
Liliana Franco, ODN Gonzalo Fernández Sanz Director de VR   La vida religiosa es hoy más multicultural que nunca. Vida Religiosa quiere hacerse eco de las voces que...

El camino a la libertad

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies