CONTEMPLAR PARA VIVIR INTENSAMENTE

0
548

[Diana Papa, Clarisa. Otranto (Lecce-Italia)]. Es frecuente pensar que la dimensión contemplativa de la vida es una prerrogativa exclusiva de quienes viven en un monasterio pero, en realidad, pertenece a la existencia de toda persona bautizada. Quien, por vocación, ha sido llamado por el Espíritu para vivir constantemente en la presencia de Dios, también tiene la tarea de hacer visible una existencia de acuerdo con las promesas bautismales, para recordar con la vida, entre los bautizados y en el mundo, que es posible vivir el Evangelio.

Los contemplativos, aunque separados, no están excluidos del mundo, porque viven ante Dios en sinergia con todos los componentes presentes en la Iglesia para el bien de la humanidad. Aquellos que están en el monasterio, contemplando, se comprometen a convertirse en un reflejo vivo de la belleza de la vida en Dios y, día tras día, procuran unificar su existencia alrededor de Jesucristo y su Evangelio.

La experiencia de la vida contemplativa puede dar lugar a preguntas profundas sobre todo en aquellos que, fragmentados en los caminos del mundo, no pueden vivir en profundidad: ¿quién soy yo?, ¿para quién o para qué vivo?, ¿de dónde vengo y a dónde voy?, ¿qué significa la vida?

En la sociedad actual, donde es difícil encontrar una definición auténtica de uno mismo, los contemplativos testifican en la vida cotidiana el significado de su existencia unificada en la búsqueda de Cristo y su Evangelio.

En este momento, cuando todos viajan solos, conectados con todo el universo pero desconectados de quien está cerca de ellos, la contemplación se refiere a la conciencia del ser en el momento presente ante Dios, escuchando con empatía a todos los seres vivos. La búsqueda contínua del rostro del Señor, de hecho, si es auténtica, nos hace descubrir no solo el espacio sagrado habitado por el Espíritu que existe entre las personas, sino que también revela que toda la tierra está en el vientre de Dios.

Cuidando el silencio, los contemplativos viven en contacto con la profundidad de la existencia, donde descubren el umbral del Misterio que tiene el rostro del Padre y, al mismo tiempo, el de cada ser vivo que tiene el rostro del hermano y la hermana. Esta conciencia les permite establecer relaciones significativas en fraternidad y sentirse en comunión profunda con todo el universo.

Hoy, si muchos experimentan una vida superficial a menudo caracterizada por la inestabilidad relacional, tal vez sea urgente redescubrir la belleza de la contemplación, recuperar una vida profunda que se desarrolle con sencillez, en la presencia de Dios, en el cuidado de las relaciones y en el cuidado de la creación. ¿Es esta la manera de redescubrir el profundo significado de la existencia sin dejarse llevar por el vacío que no conduce a nada? Sin un contacto continuo con el Señor, la vida comienza desde sí misma y regresa a sí misma, permaneciendo encerrada en un circuito asfixiante que no permite que uno perciba nada, o piense en nada y no posibilita que uno actúe por su propio bien y el de los demás. El camino de la contemplación es el camino privilegiado que permite penetrar en la profundidad de la vida, encontrar las coordenadas humanas y divinas de su propia existencia y la de los demás y dar un nuevo toque a la realidad.

¿Cómo estamos viviendo la dimensión contemplativa de la existencia, que pertenece a todas las mujeres y hombres de buena voluntad, para ser protagonistas de un cambio significativo en la historia que muestra al Señor en la vida cotidiana y que ayuda a tejer relaciones significativas no solo con cada persona, sino también con la creación, como huella de la belleza de Dios?