De silencio y entrega de la vida

Este año la Semana Santa me ha encontrado participando en nuestro Capítulo General, y justo hoy, Jueves Santo, hemos tenido una larga sesión escuchando la memoria de todo lo que se ha hecho en la Congregación a lo largo de los últimos seis años. Sin duda esto tiene mucho que ver con que hoy me brotara fijarme en lo discreto que resulta ser el Galileo a la hora de entregar la vida. Lo hace en la intimidad del grupo de sus amigos, sin adornos ni alharacas, en unos gestos tan discretos como desconcertantes: partir y repartir el pan, lavar los pies de sus discípulos.

Quizá entregar nuestra vida para dar vida alrededor también tiene que ver con el silencio, la discreción y lo escondido, frente al gusto que solemos tener por mostrar y hacer públicos nuestros logros, mientras ocultamos nuestros límites y evitamos la autocrítica.

Le pido a Jesús que, al contemplarle esta tarde, nos vaya haciendo más silenciosos y menos necesitados de publicitar el amor.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
¡Comparte en Twitter este post!

Una respuesta a De silencio y entrega de la vida

  1. guadalupe dijo:

    Gracias, Ianire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *