El Rummy, las comunidades religiosas y los Sabios de Oriente

El otro día casi tengo que pedir perdón por no saber jugar al Rummy, un juego de mesa que debe ser tan “propio de la Vida Consagrada” como ver ciertos concursos de la tele o llevar gafas… pero que, a pesar de ello, no es tradición en mi Congregación. El caso es que, gracias a la paciencia de unas junioras (¡un saludo!), aprendí que se trata de desprenderse de unas fichas con números de colores. Para ello hay que hacer grupos con al menos tres piezas que, o bien estén formadas por números sucesivos del mismo color, o bien por el mismo número pero de colores diversos. En el empeño de cada jugador por librarse de sus fichas, esos grupos se van dividiendo, ampliando, cambiando de lugar… en una verdadera locura que te exige atención máxima.

Y a mí, que me da por pensar cosas raras, me daba la sensación de que con frecuencia la organización de comunidades religiosas se puede parecer a una partida de Rummy, donde hay que “agrupar” a todas las Hermanas en grupos de tres mínimo, tal y como pide el Derecho Canónico, en los que la pluralidad de valores o colores es lo que las caracteriza. Si el interés está en “colocar” todas las piezas, esta compleja tarea de distribuir Hermanas se parece a este juego de mesa.

Pero, si la inquietud fundamental está en adorar con nuestra vida a Jesús, el referente quizá sea otro. Los Sabios de Oriente, que la tradición creyente también ha imaginado como una tríada heterogénea, se agrupan movidos por una búsqueda compartida. Porque se pusieron en camino, supieron reconocer en una estrella lo que otros no eran capaces de ver, encontraron al Señor, le entregaron lo valioso de sus vidas y regresaron a lo cotidiano de su existencia por una senda distinta a la que conocían (Mt 2,1-12). ¡Ojalá se nos regale vivir la comunidad como Sabios y Sabias, y no como una partida de Rummy!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
¡Comparte en Twitter este post!

Una respuesta a El Rummy, las comunidades religiosas y los Sabios de Oriente

  1. Arantza dijo:

    Otra reflexión genial…mira que no saber jugar al Rummy!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *