Comunión

El otro día, en la tarde de descanso en medio de Ejercicios, me dijo Alazne que hacía mucho que no escribía, así que le expliqué que había tenido un mes de julio de locura… ¡imposible encontrar un momento para escribir una líneas! Alazne es una fiel lectora de este blog desde hace unos años aunque apenas nos conocemos de haber coincidido en distintas tandas de Ejercicios Espirituales. Y es que resulta muy llamativo que un grupo de personas que no nos conocemos de nada y que simplemente coincidimos en unos días de silencio y oración terminemos con la curiosa sensación de que coincidimos en lo fundamental.

Aunque después de más de diez días compartidos apenas sepamos el nombre, la profesión y el lugar de procedencia de la mayoría, hay una vivencia de comunión que quizá sería una bonita clave para encarar nuestra forma de relacionarnos con los demás. Y es que, más allá de que ignoremos qué personas o actividades ocupan sus vidas cotidianas, nos reconocemos entre nosotros buscadores de Dios y de su querer, deseosos de seguir a Jesús, atentos a escuchar la Palabra… Todo aquello que, en la práctica, nos complica la vida y genera problemas entre nosotros queda muy en cuestión cuando lo importante y lo que nos une se pone en primer plano. ¿No sería este un buen modo de crear puentes?

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
¡Comparte en Twitter este post!

3 respuestas a Comunión

  1. María dijo:

    Hola,
    Esta lindo el mensaje, mil gracias por recordarme que también lo fundamental en la relación – comunión es Aquello que amamos y soñamos en común.

  2. guadalupe dijo:

    Sin duda una esencial manera de crear puentes es que lo que nos une esté en primer plano, es decir, Jesucristo y el seguimiento a Él. Pero se me ocurre pensar que en lo cotidiano, eso que nos une ha de traducirse en unas relaciones humanas, eso, humanas, que suponen cercanía, comprensión, mirar con el corazón, ayuda mutua y sin barreras. Creo que uno se juega mucho en lo cotidiano y en el campo de las relaciones humanas y con frecuencia no nos involucramos, no nos mojamos, tememos, temo la decepción, la dificultad… Jesús y su gracia, su compañía me concedan crecer en lo humano que es divino también.

  3. Dorian Gay dijo:

    Hoy mismo escribía de esto en otra web con motivo de la visita de un hermano por mi lugar de vacaciones. Solo han sido 45 minutos antes de continuar camino a Lisboa pero han sido intensos. Tras el abrazo y la alegría de volvernos a ver el intercambio de experiencias de como el Señor nos quiere y nos bendice. Nos hace gracia como nos quitamos la palabra una y otra vez porque el corazón tiene prisa por compartir lo fundamental: la Fe.
    Son caramelos que nuestro buen Padre nos da.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *