Tejer y entretejer

Como miembro de la inmensa familia franciscana, tengo un cariño muy especial a San Francisco de Asís. Mientras hoy celebrábamos su fiesta me acordaba de una imagen que lleva un par de días dándome vueltas. Hace una semana celebramos en la Facultad el funeral por la madre de un profesor, y él, en la homilía, nos contó que un símbolo que identificaba a la difunta eran unas agujas de punto. Y no era tanto porque lo hiciera con primor sino, más bien, porque había sido una especialista en tejer relaciones, en vincular gente y en conseguir que nadie se sintiera fuera o a parte.

No me imagino yo al Pobrecillo de Asís haciendo punto pero creo que, en ese deseo suyo de crear fraternidad, también podría hacer suya esta misma imagen. Su sabia y profunda intuición fue, además, comprender que para ser hermano de todos, para vivir como tejedor de vínculos y entretejer las historias de unos y de otros, no sólo es necesario tenerse bien tomada la medida de lo que somos y reconocernos “menores”, ni sólo consiste en decidirnos a desproteger nuestra fragilidad ante los otros, sin escondernos detrás de lo que tenemos o aparentamos… sino que tiene mucho que ver con descubrir al Cristo Pobre y a su Evangelio como la gran riqueza de nuestra vida.

Quizá hoy, más que nunca, los religiosos y religiosas tengamos que empeñarnos en tejer y entretejer vidas… pero sólo sonará a verdad en la medida en que sea reflejo de que Dios es nuestro “Bien, Todo Bien, Sumo Bien, Señor Dios vivo y verdadero”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
¡Comparte en Twitter este post!

2 respuestas a Tejer y entretejer

  1. Guadalupe dijo:

    Ianire, qué bien esta interpretación de la espiritualidad fransciscana que compartes. Últimamente he tenido experiencias de frialdad, distancia,… en la relaciones personales. Estoy de acuerdo en

  2. Hno. Alexis Escarate Franciscano dijo:

    Leyendo su articulo descubrí que el Poverello me invita a cambiar el punto de mis tejidos, abandonando la pretención de tejer y re-tejer lo negativo y oscuro tanto de mi propia vida como de la de mis hermanos, y comenzar a dejarme tejer y re-tejer por el hilo del Resucitado, del Dios de la Vida, quien cautivo a Francisco, y quien lo marco con las señales de la Vida en Abundancia, hilo transformador.
    Fraternalmete
    Hno. Alexis Escárate
    Chileno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *