Freaky

Hay días en que me siento especialmente freaky. Ya sé que el término no está en la RAE pero, según Wikipedia, es un término coloquial para referirse a una persona cuyas aficiones, comportamiento o vestuario son inusuales y llaman la atención. Y parece que llama la atención no sólo que me apasionen “cosas raras” (algunos alumnos del colegio decían que era una freaky de la Biblia), sino también por unos cuantos gustos antisociales: No me gusta estar donde hay mucha gente junta y a la vez (dícese: procesiones, rebajas, manifestaciones…), no me gusta la coca-cola, no me gusta la cerveza (aunque a algunos les parece tan extraño que insisten en que “puedo pedirla sin alcohol”), me gustan las películas europeas que proyectan en salas pequeñas en las que siempre sobran butacas, no me gusta escuchar música cuya letra no entiendo…  

Pero lo que resulta imperdonable socialmente es que no me guste el fútbol lo que, en plena Eurocopa, resulta pecado capital. ¡No vibro ni con el Athletic de Bilbao! Y es que no es un problema con el deporte en sí (aunque a veces me pregunto si no tendrán un balón para cada uno que tienen que ir todos a por el mismo) sino con el negocio en el que se ha convertido y con lo que supone de morfina para nuestra sociedad. Y parezco ser yo la rara cuando me asombro de que las comunidades religiosas (normalmente las masculinas, tengo que decir) cambien la oración común para ver un partido o se generen batallas campales entre seguidores de uno y otro equipo.

Sí, debo ser muy freaky… ¡gracias a Dios!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
¡Comparte en Twitter este post!

Una respuesta a Freaky

  1. ianireangulo dijo:

    Parece que la RAE ha leído este post y acaba de incluir en el diccionario el término «friki»… Para más información: http://www.rae.es/drae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *