martes, 26 octubre, 2021

AMNESIA DE LA MISIÓN

Laurie Beth Jones -autora best-seller, conferenciante motivacional e inspiradora- relata que “su tío una vez le contó que durante la Segunda Guerra Mundial, si un soldado no identificado aparecía repentinamente en la oscuridad y no era capaz de atestiguar cuál era su misión, automáticamente se le fusilaba sin ser preguntado”. Me pregunto qué pasaría si volviéramos a instaurar esa política hoy en día en la vida cristiana y en cualquiera de sus formas. ¿Cuál es mi misión? Descubriríamos entonces que conocer nuestra misión es cuestión de vida o muerte. ¡Desgraciadamente no la sentimos así!

Si conociéramos cuál es nuestra misión…

No es un despropósito enfrentarnos con esta pregunta: ¿Cuál es mi misión en la vida? ¿Quién soy yo y qué razón de ser subyace a mi existencia? La necesidad de conocer nuestra propia misión obligaría a millones de personas a pensarse muy en serio quiénes son y qué es lo que realmente quieren, desean.

Una nación, una ciudad, una comunidad en las que las personas fuéramos conscientes de nuestra misión,

ahorraría cantidades incalculables de dinero, lágrimas y dolor de corazón.

No se asistiría a las iglesias por mera casualidad o costumbre, sino por convicción;

el voluntariado se dispararía;

los líderes de las iglesias grandes y pequeñas, y de las iglesias domésticas, y de los movimientos y de las comunidades religiosas se verían obligados a cambiar la retórica por la acción real y significativa;

las personas que permanecen en la sombra, llevando una vida infiel, estallarían a la luz del sol de las posibilidades del reino y del poder del Espíritu;

aquellos que nunca han sabido lo que es sentir un compromiso apasionado con una causa serían catapultados desde sus sofás al campo de juego, probando la suciedad, sintiendo el sudor y el aguijón de las lágrimas, y teniendo el viento golpeado… y en el proceso llegarían a estar completamente vivos.

¡Hay un mandato de Misión pendiente! ¿Lo hemos olvidado?

Los líderes de la iglesia actual y de sus comunidades han recibido órdenes de Jesús respecto a la Misión:

Como cuerpo de Jesús que somos, debemos defender la causa que él lideró: ¡la causa del Reino!

Hemos de evitar implacablemente lo que Reggie McNeal -ministro de la Iglesia y experto en liderazgo cristiano- ha descrito como “amnesia de la misión”.

“La claridad y la vitalidad de los santos que Dios ha confiado a tu cuidado dependen de ello”.

Es penoso encontrarse con bautizados-confirmados “sin conciencia de Misión”. El envío de Jesús a todos sus discípulos, a todas sus discípulos, no es por muchos obedecido. El Espíritu de la Misión, enviado, queda atrapado en tantos cristianos que sólo llevan adelante sus proyectos, que están o estamos encerrados en nuestras “rutinas”, caminitos de ida y vuelta sin ninguna trascendencia, en lugar de participar seriamente en la “Iglesia en Salida”.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anteriorEn Dios, como hijos
Artículo siguienteLo esencial es el amor

DEBERÍAS LEER

Síguenos en Twitter


Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies