lunes, 15 abril, 2024

Agarrándolo por el cuello

Perdón desproporcionado para una deuda más que elevada. Y después de ese perdón exigencia desproporcionada para un deudor mínimo, casi anecdótico. Varas de medir desiguales. Distancias infranqueables como el abismo de Lázaro y Epulón. Y aún así esperanza de reconciliación. Perdónanos nuestras deudas…

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

«La vida religiosa, para ser profética, debe estar e ir a...

0
Vida Religiosa tiene siempre un oído en España y otro en Latinoamérica, aunque sin olvidar nunca a la vida consagrada de otros continentes. Tras...

Síguenos en Twitter