domingo, 3 marzo, 2024

Agarrándolo por el cuello

Perdón desproporcionado para una deuda más que elevada. Y después de ese perdón exigencia desproporcionada para un deudor mínimo, casi anecdótico. Varas de medir desiguales. Distancias infranqueables como el abismo de Lázaro y Epulón. Y aún así esperanza de reconciliación. Perdónanos nuestras deudas…

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

Escuchar es el imperativo

0
Liliana Franco, ODN Gonzalo Fernández Sanz Director de VR   La vida religiosa es hoy más multicultural que nunca. Vida Religiosa quiere hacerse eco de las voces que...

El camino a la libertad

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies