martes, 5 marzo, 2024

A mí me lo hicisteis

Muchas veces nos afanamos por responder a las preguntas equivocadas. El evangelio de hoy nos da la clave para hacer la pregunta adecuada.

No se trata de responder a la pregunta de dónde está Dios, sino saber con quién está Dios. O con mayor precisión en quién está Jesús.

Y la respuesta no deja lugar a dudas: Jesús es quien tiene hambre, sed, es forastero, está desnudo, enfermo o en la cárcel.

No es solo un estar en esas personas. Es un ser esas personas. Podemos hablar de una presencia real, de una eucaristía viva, de una Teofanía de fragilidad que despierta en nosotros el poder palpar al mismo Hijo de Dios en los márgenes de la vida, en aquello que parece prescindible o molesto. Aquel ante quien se vuelve el rostro sigue siendo presencia real en cárceles, hospitales, calles, fronteras, soledades… no hay que buscar más o hacer teologías imposibles que ricen el rizo de sacralidades enfermizas y acomodaticias.

Todos ellos son el Rey del Universo revestidos de fragilidad a punto de quebrarse. Maravillosa Teofanía.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DEBERÍAS LEER

Libres para el Amor

0
Juan Carlos Martos, cmf La Cuaresma invade casi todo el calendario de marzo. Es un tiempo preparatorio para la Pascua del Señor. La sabiduría del...

El camino a la libertad

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies