DE EXPECTATIVAS Y CAMBIOS

0
430

Últimamente me estoy aficionando a una serie que dan cada semana en televisión y que se desarrolla durante los años veinte, en una “escuela de señoritas” ubicada en Sevilla. Más allá de la trama y del contraste entre la educación femenina clásica y la nueva percepción de la mujer que podría estar despertando en esa época, lo que más me gusta es la finura psicológica que muestran a la hora de describir los personajes. A golpe de miradas, palabras y gestos, no resulta difícil vislumbrar los miedos, las dudas, luchas interiores e inseguridades que experimentan las protagonistas.

Del capítulo de ayer me quedo con el modo en que una de las profesoras, prototipo de quien cumple socialmente cuanto se espera de ella, empieza a descubrir que su yo más verdadero se esconde y se ahoga bajo el rol social que tan bien interpreta. Es el encuentro con un tú capaz de mirar más allá de su máscara lo que le inquieta y le permite intuir otra forma de vivir. De forma muy sutil al espectador se nos invita a reconocer el profundo deseo de cambio y, a la vez, el miedo que provoca salir de lo seguro, aunque resulte asfixiante.

Es verdad que no estamos en esa época ni bajo esos parámetros sociales, pero no me resulta difícil reconocer bajo estos personajes algo que todos y todas vivimos: el peso de las expectativas que nosotros u otros vuelcan como un peso que nos asfixia y la valentía necesaria para preferir verdad a la seguridad de lo conocido y dominado. Como en la serie, en creyente también es el encuentro con Otro el que desvela nuestras mentiras existenciales, el que nos urge por dentro a liberarnos de miedos y a sacar nuestro yo más verdadero a la luz, lanzándonos a lo incierto de un terreno que no es conocido. Ojalá nos suceda como en la serie, en la que, a pesar de las resistencias iniciales de la protagonista, termina el capítulo rindiéndose al impulso que le permite respirar profundo. Ojalá seamos mediación de ese Dios que despliega alas y rompe las expectativas, por muy santas y venerables que estas sean.