EN EL CENTENARIO DE LA REVISTA 21

0
261
«De vocación, ser puente» Fernando Cordero, ss cc.

Fernando Cordero es religioso sacerdote de los Sagrados Corazones, andaluz de nacimiento y universal de vocación. Actualmente dirige la revista  21. Publicación que llega en este mes a su centenario de existencia. Desde Vida Religiosa nos sentimos muy agradecidos de la fidelidad de esta publicación con la que compartimos tantas comunidades, tanta visión e intención. Nos dice Fernando que en la revista 21 sienten la inspiración de san Damián de Molokai, un referente continuo y auténtico “libro de estilo” de sus páginas. Sin duda, una máxima clara y actual, seguir siendo fuente de diálogo de misión para muchas y nuevas generaciones en los próximos… cien años.

Un siglo de existencia teniendo como impulso la necesidad de diálogo…

Esa necesidad viene de nuestra espiritualidad. El Corazón de Dios se vuelca con la humanidad, especialmente la sufriente. Crear puentes con la sociedad, denunciar la situación de los desfavorecidos, dialogar de manera franca y sincera, posibilitar conexión entre la fe, la ciencia y la cultura ha sido un empeño en todo este siglo de aventura periodística y ministerio eclesial. Un diálogo que ha llegado a los pueblos más recónditos de nuestra geografía, gracias al impulso que, figuras como el padre José Luis Castilla, realizaron en su momento, así como del esfuerzo posterior de los diferentes equipos que han mantenido viva la llama de la publicación.

 ¿Cómo y para qué nació 21Rs (Reinado social)?

La revista vio la luz el 1 de mayo de 1918, con el objetivo por parte del fundador, el padre Calasanz Baradat, religioso de los Sagrados Corazones, de propagar la devoción al Corazón de Cristo, impulsado por la figura del padre Mateo Crawley, apóstol mundial del Corazón de Jesús. Con el lenguaje de la época se trataba de dar a conocer el gran amor que Dios nos tiene de forma apasionada. Desde el principio se incluyen noticias de las periferias, de los países más alejados, donde la Congregación de los Sagrados Corazones, con vocación misionera, realizaba su misión evangelizadora.

¿Percibe la situación actual como un momento privilegiado para el diálogo?

Como decía, vivo en Barcelona. Aquí destaco especialmente la urgencia de tender puentes de diálogo en la sociedad, relacionarnos sin prejuicios, intentar construir, no fracturar la convivencia. Nuestra publicación tiene esa vocación de ser “puente”, abierta a un público diverso, creyente y no creyente, acogiendo la invitación que hacía el papa Benedicto XVI de ser “atrio de los gentiles”.

Defina, en pocas palabras qué es y quiere ser 21RS…

Una revista mensual en papel, con una renovada presencia diaria en su web (www.21rs.es) que, como reza su cabecera, pretende ser “la revista cristiana de hoy”. Es decir, mirar la realidad con el prisma del Evangelio y ofrecer reportajes, crónicas, informes, artículos, entrevistas que acerquen los desafíos de nuestro tiempo a nuestros lectores, buscando además historias de vidas que animan en la aventura humana y cristiana.

¿Tenemos los cristianos de nuestro tiempo, tiempo para leer… y para pensar?

Para mirar el móvil desde luego que sí. Hace falta leer, reflexionar, cuidar la interioridad, el silencio. “Los medios de comunicación tradicionales son un antídoto ante una niebla que puede engañar”, explicaba hace unos días Giovanni Mª Vian, director de L’Osservatore Romano, en el aniversario de Catalunya Cristiana. A pesar de la eclosión digital, el papel continúa asentando las ideas y orientando en medio de un relato disperso. La muestra es que ningún diario digital cuenta políticamente si no tiene edición en papel.

Su publicación es una opción de misión de su congregación de los Sagrados Corazones. ¿Por qué es tan importante la presencia en los medios?

Si no estamos en los medios, no existimos. Los religiosos tenemos una hermosa noticia que contar, podemos convertirnos en “reporteros” de la misericordia de Dios. Lo hacemos de palabra, en el trato directo, pero hemos de llegar al mayor número posible de personas. Lo que hemos de transmitir no es nuestro, es del Señor Jesús. ¡Cuántas historias de nuestros misioneros, de los que trabajan en periferias merecen la pena ser contadas y no silenciadas! Tenemos, por mandato evangélico, que anunciar. Me gusta mucho nuestro carisma sagrados corazones: “contemplar, vivir y anunciar el Amor de Dios”.

 ¿Cuál es su mayor esperanza respecto a la visión e intención de 21 RS?

La confianza de nuestros lectores, que sientan la revista suya, que les ayuda, que les anima, que les hace pensar, que los pone al día con reflexiones y contrastes. Modestamente, que 21 se haga eco del Evangelio en medio de los hombres y  mujeres de hoy. Casi nada…