Adviento sin Cortylandia

Este año el Adviento ha perdido fuerza. Para evitar las aglomeraciones de gente no se va a poner esa representación musical con la que, un centro comercial de Madrid, anuncia la Navidad.

Esta noticia ha desanimado a los niños y a los padres que iban al centro de la ciudad para detenerse ante la fachada de la tienda a ver muñecos articulados, escuchar cantos edulcorados e historias forzadas. Y después, la invitación a entrar y comprar; que para eso están.

¿Quién pone ahora la corona de Adviento con entusiasmo? Si ya están las ciudades con las luces encendidas. Mientras, nosotros con el gesto de ir poco a poco, domingo a domingo para llegar a la Natividad del Señor. Hemos perdido el ritmo mientras nos adelantan las loterías, turrones, adornos, villancicos y cenas.

Y eso es cada año. Pero este fatídico 2020 ha corrido mucho más para intentar darnos motivos de alegría y soportar el virus. Y así, desde septiembre, se nos anuncia la Navidad y, desde noviembre, se nos ponen cortapisas. ¡No sé exactamente si no animan o aburren!

De momento, nosotros vamos a poner las velas de Adviento en las iglesias y a encenderlas una a una: Una por los enfermos, otra por los muertos, otra por los niños y otra por los ancianos… Y se nos quedan cortas las velas y las ganas.

Este año la Navidad ha perdido su fuerza mientras Dios sigue naciendo.  Un aliciente para montar el pequeño nacimiento en nuestras familias y comunidades, en el centro de la casa, con poco aforo y mucho sentido.

Así este año ha perdido fuerza Cortylandia, no lo permitamos en el Adviento.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones encarnadas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *