Dos metros

“A dos metros de ti” es el título de la película –dirigida por Justin Baldoni- que reproducía la historia de  Dalton y Katie Prager. Ambos, con fibrosis quística, debían mantenerse a esa distancia para no contaminarse.

Dos metros es la distancia recomendable para no contagiarnos del coronavirus. Una distancia prudente, mas una distancia equívoca. Porque la distancia se guarda o mantiene dependiendo de la vinculación: los metros se sufren cuando las personas –como afirma Mário Quintana- viven cada una en la otra. Esa misma medida resquebraja las relaciones cuando las personas se encierran o se defienden.

Los mismos centímetros que a unos los unen a otros los separan. Si a unos les sirven para realizar proyectos educativos, musicales o de restauración, a otros les impiden soportarse unas horas más. Dos metros son suficientes para amar o para odiar.

Más de dos metros; cientos de kilómetros, eran necesarios en mis campamentos de verano para echar de menos a mi familia y mi casa. La distancia se convertía en maestra personal. A dos metros de los discípulos se encontraba Jesús cuando les dice que se va. Cuando vaya y os prepare un lugar, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo estéis también vosotros” (Jn 14,3) y con esa decisión va a calibrar la vinculación, dependencia y cariño de aquel discipulado.

La distancia, en centímetros, no impidió que Dalton y Katie llegaran a crear un vínculo especial. La distancia corporal no restó amor a la presencia de Jesús en el corazón de los suyos. Los dos metros preceptivos no han de ser motivo para enfriarnos. Al contrario, han de ser el revulsivo para echarnos de menos, para crear algo y para crecer en la fe. Así lo vivió el Maestro y así lo propuso a los suyos: Yo soy el camino y la verdad y la vida”.

A dos milenios de distancia se nos regalan dos metros de posibilidades.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones encarnadas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *