Semana Santa 2020: Es el momento

Este año subía, cómo otros, a Jerusalén. Lo hacía para probar suerte y descubrir algo nuevo de tu Pasión y comprender lo que me estabas pidiendo.

También, por dar luz a los hermanos para los que celebro y por los que ejerzo mi ministerio.

Este año subía muy alegremente. Lo hacía con expectativas y con cierta inconsciencia: pascua infantil, convivencia juvenil, oficios parroquiales, cantos, adornos, textos… 

Y se ha convertido en «el año», en «la hora», que le llega a todo humano para afrontar la muerte, tras días de aislamiento y miedos. Muchos de los nuestros han dado el paso definitivo. Otros lo están acogiendo. Los demás lo daremos después. Y, en estos días, se habrá puesto de manifiesto lo que nos has pedido cada año al llegar los días santos.

Ya es momento de subir para dar la vida, usando mascarilla y guantes.

Ya es momento de caminar guardando las distancias.

Ya es momento de disimular el desgaste ante los que comparten nuestro espacio. 

Ya es momento de demostrar que prometimos entregar la vida para ganarla.

Y lo es porque «para esto he venido al mundo» (Jn 18,37), poniendo de manifiesto que quien se guarda o reserva no sirve para esto (Cf. Mt 10, 37-42).

Esta entrada fue publicada en Reflexiones encarnadas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *