Nos ha nacido la bendición:

Nosotros pedimos: “El Señor tenga piedad y nos bendiga”, y él nos mira por los ojos de un niño y en ese niño nos bendice con toda clase de bienes espirituales y celestiales.
Nosotros pedimos: “Ilumine su rostro sobre nosotros” y él nos regala al que es la luz del mundo, porque es la luz de Dios.

Nosotros pedimos: “Conozca la tierra tus caminos”, y él nos regala al que es el camino, que lleva al Padre, la verdad que nos lo revela, y la vida que nos hace estar en comunión con él.

Nosotros pedimos: “Conozcan todos los pueblos tu salvación”, y él nos da a Jesús, nombre que el cielo le puso al que es Dios nuestro Salvador.

Nosotros pedimos a la medida de nuestro pobre conocimiento, y Dios nos da a la medida de su infinito amor.

Hoy pedimos, el amor de Dios nos da a su Hijo en la Eucaristía y en los pobres.

Feliz año nuevo.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario