«¿Y a ti quién te cuida?»

El otro día me pasaron una canción del cantautor Luis Guitarra cuya letra era una lista de preguntas. La primera de ellas era precisamente eso de “¿y a ti quién te cuida?”. Y me venía a la cabeza que, con frecuencia, en la Vida Consagrada estamos más acostumbradas a hacer por otros, a volcarnos en la tarea que en invertir tiempos y espacios a dejarnos cuidar. Nos asalta cierto síndrome de superhéroe y no solo no posponemos atender a nuestra vida y a nuestro corazón, sino que nos podemos llegar a sentir mal por necesitarlo o añorarlo.

Detrás de muchas dificultades cotidianas a la hora de vivir esta vocación está, precisamente, la incapacidad para responder a una pregunta que golpea las bases de nuestra existencia: “¿y a ti quién te cuida?”. Si no nos atrevemos a plantearnos la cuestión con claridad y a mirarla a los ojos, quizá se nos escape la existencia y las fuerzas en buscar placebos que pretendan sustituir lo que solo Otro puede saciar por dentro. Aunque en teoría todos respondemos con rotundidad, en la práctica no siempre dejamos que sea el Señor de nuestras vidas el que nos cuide, nos abrace y nos aliente… y, si no es Él Quien nutra las raíces de nuestro corazón ¿quién nos va a cuidar?… y ¿cómo cuidaremos a los demás y les daremos alas?

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
¡Comparte en Twitter este post!

3 respuestas a «¿Y a ti quién te cuida?»

  1. Fabiola Peña Píñar dijo:

    Hermosas y decisivas preguntas…
    Ojalá nos dejemos cuidar por Quien sabe hacerlo de verdad, de forma definitiva y constante. Lo está deseando…En fiarse del Señor con toda el alma están todas las respuestas.
    Gracias Ianire.
    Un abrazo
    fb

  2. Alphonse dijo:

    Buena pregunta. También hay que aseguerar que nos estamos dejando cuidar por el en la realidad. De ahí la necesidad del acompañamiento espiritual

  3. ma. guadalupe reynoso arenas dijo:

    Llego tarde a la lectura de esta reflexión pero me cae a pelo. Gracias, Ianire. Dios te bendiga, Guadalupe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *