Al final siempre brilla el sol

Esta mañana he sido testigo de un gesto digno de recuperarlo en el blog.

Lunes, llovía a mares y estábamos en un metro lleno de gente cuando a una chica se le ha roto la bolsa de papel en la que llevaba varias fiambreras con la comida. Mi primera reacción fue alegrarme de que se no le hubieran roto, especialmente un bote de cristal en el que llevaba la macedonia, mientras le ayudaba a recuperar el almuerzo, pero ella me ha hecho caer en la cuenta de que el problema era peor: se había roto la bolsa.

Ella se mantenía abrazada a su “dieta mediterránea” (con dos platos y postre… ¡como Dios manda!) haciendo equilibrios para no caerse y buscando cómo salir de una situación que le obligaba a emplear sus únicas dos manos en sujetar tres tarteras y el bolso en un tren que no dejaba de moverse.

Frente a ella estaba sentada una mujer de esas que, después de varios meses cogiendo el metro a la misma hora y coincidiendo con frecuencia, ya la sientes como familiar. Le alargó con mirada cariñosa una bolsa que aceptó reticente, porque no era una bolsa de supermercado sino de esas de telas monísimas que cualquier mujer precavida lleva en un bolso grande “por si alguna vez hace falta”.

Sin perder la sonrisa, al bajar en su parada tras haber rescatado de una situación más que complicada a una chica anónima, se acercó a ella y le dijo: “no te preocupes, al final siempre brilla el sol”.

Incluso los lunes lluviosos, cuando todo se rompe y te faltan manos para sostener la vida… quizá no tengamos bolsas que ofrecer, pero siempre podemos recordar con ternura que al final, siempre brilla el sol.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
¡Comparte en Twitter este post!

3 respuestas a Al final siempre brilla el sol

  1. Maricarmen dijo:

    Gracias pues hoy mi día estaba lleno de nubarrones y tormenta…y me has recordado que…siempre, siempre…AL FINAL, BRILLA EL SOL….

  2. Guadalupe dijo:

    Me gustó tu artículo: «Al final siempre brilla el sol», porque aparecen gestos de humanidad que es importante no perder, valorar, realizar… Gracias, Guadalupe

  3. Marisela dijo:

    Esto me recuerda que siempre al final brilla el sol y que yo puedo hacer que a muchos les brille, en los pequeños detalles de cada día, una sonrisa, una palabra, un gesto, una mirada, con todo detalle con todo amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *