Volver a empezar

No es porque lo diga el Corte Inglés, pero estamos en un tiempo de vuelta al cole, de recuperar rutinas, de refrescar costumbres, de volver a empezar nuestros particulares “tiempos ordinarios” llenos de horas grises que nunca incluiremos en nuestra autobiografía.

Sería una pena que se nos escurriera entre los dedos este nuevo tiempo oportuno sin decidirnos a ponernos a tiro de la vida y del Dios de la Vida que está en ella, sin asumir el riesgo de dejar que la Palabra espabile nuestro oído cada mañana y nos haga discípulos y discípulas complicándonos la existencia, sin renovar el deseo de aprender a amar y “dejarse enseñar”, sin hacer lo posible por no estorbar el paso del Señor, sin tomarnos en serio al otro y al Otro, sin sacudirnos el miedo a dejar lo seguro…

Ojalá esta «vuelta a lo cotidiano» sea de su Mano…

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
¡Comparte en Twitter este post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *