Profesión perpetua

Ayer disfruté el poder vivir la profesión perpetua de Alicia, una amiga y hermana de otra congregación. Se me quedó el regusto de quien, por pura gracia, se le ha regalado vivir de cerca (a veces a pesar de la distancia física) el camino creyente y convertirse en testigo de la oculta acción de Dios en la vida de una persona cuando ésta se pone a tiro de su Amor. Volviendo a casa, recordaba cuánto ha llovido y cuánto ha ido trabajando el Jefe en ella y en mí desde que nos conocimos hace la friolera de ¿13 años? Me surgen muchos motivos por los que agradecer y mucho por lo que bendecir.

El que se le haya convertido en certeza vital que está en Buenas Manos, que reconozca que Dios se ha enseñoreado de la tierra de su vida, que intuya, fuertemente y por dentro, que lo único que vale la pena es hacer lo que Él quiera, cuando quiera y como quiera y, sobre todo, que desee vivir prefiriendo verdad a seguridad… son buenas bases para que se me continue regalando ser testigo agradecida de lo que Dios seguirá haciendo con ella y a través de ella.  

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
¡Comparte en Twitter este post!

Una respuesta a Profesión perpetua

  1. Alicia dijo:

    Tus cálculos matemáticos no fallan, exactamente 13 años. Hace ya mucho tiempo pero a mi me parece que fue ayer. Y sin embargo, sí, cuánto hemos cambiado y cuántas cosas han pasado. Muchas gracias por escribir este post tan bonito, tan lleno de cariño y sin duda fruto de conocerme bien. Yo también tengo mucho que agradecer a Él y a ti, ha sido una bendición que hayas sido testigo de mi vida e inlcuso que hayas ejercido de «cucharita» tantas veces jejeje. Sin duda el Jefe seguirá haciendo grandes cosas en nosotras y espero que como hasta ahora podamos seguir siendo testigo de ello. Gracias por ser tan buena amiga y hermana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *