viernes, 17 septiembre, 2021

¿Qué es esto?

Murmuramos y murmuramos cuando no se realizan nuestras expectativas. Nos quejamos cuando no se cumplen nuestros deseos. Criticamos cuando no nos valoran como creemos merecer.

Somos un pueblo de “dura cerviz” que se enfrenta a Dios creyendo merecer lo que no planta, no construye y no piensa. Somos así y, en determinadas épocas de la vida, lo ponemos de manifiesto.

El deseo de pan y de seguridad es una de las tentaciones humanas que sufre el mismo Jesús. Un Jesús que forma parte de ese pueblo de Israel que nos es tan familiar. Un deseo de bienestar irreal en un mundo provisorio y cambiante.

Israel se quejó a Dios de la esclavitud y fue liberado. En el camino se quejó del sol y del polvo del camino, de la falta de agua y de pan. Y Dios les envió lluvia, codornices y “maná”. En la estepa comenzaron las críticas por la tierra que debían heredar y por los pueblos que deberían vencer. Y Dios les dio un país. Y al llegar, el pueblo se quejó de los habitantes y de los cultivos… quejas, críticas, murmuraciones. Y en medio de todo eso la idolatría del “becerro de Oro” cuando -por una temporada- Dios les dejó de regalar para que crecieran, maduraran y comprobaran todas sus posibilidades.

Un pueblo adolescente que resume su egocentrismo e insatisfacción en un trozo de pan.

¿Qué pan apetecemos? ¿A qué dios se lo pedimos? Porque, quizá no sea el Dios de Jesús que da lo necesario en cada momento.

En estos días se nos regala vida, posibilidades, vacunas, medias jornadas de trabajo y deseamos salud sin virus. Soñamos, deseamos y anhelamos la seguridad sanitaria de la que habíamos disfrutado durante décadas en una parte del mundo y de la historia. De ahí que seamos unos cuántos privilegiados los que criticamos y murmuramos. Nosotros, como el pueblo elegido.

Miremos dónde estamos, a quiénes tenemos y lo que nos rodea. ¡Demos gracias levantando el trozo de pan del que disponemos! Y olvidemos la pregunta y la respuesta.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anteriorDios sabe a pan
Artículo siguienteUna vida entregada

DEBERÍAS LEER

En comunión con Cristo y con los pobres

0
La palabra de Dios nos acerca hoy al misterio de la muerte de Jesús. Llevo grabada en la mente la imagen del Crucificado: Jesús, los...

Los contrastes que abochornan

NECESITAMOS NECESITARNOS

Síguenos en Twitter


Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies