In Memoriam Mariola

Me refiero a Mariola Vera Monroy, también religiosa del Sagrado Corazón, como su querida y tan conocida Hermana de Congregación. Y que tanto le ayudó e iluminó su camino en los meses de su corta enfermedad.

Nos dejaste, Mariola, hace apenas medio año y llevo dando vueltas desde entonces a la idea de expresar en público mi estima y agradecimiento al Señor por haber coincidido juntas estudiando Teología en el Instituto Teológico Compostelano.

Por más que diga todo me parece hueco… pero hoy hace precisamente seis años de tus Votos Perpetuos. Releo la sencilla poesía que te escribí para la ocasión, sin valor literario alguno pero llena de oración y… te la “mando” de nuevo, porque hoy, el Señor se nos presenta como Autor de la Vida, y hoy le pido -¡otra vez!-  te llame y te diga “Talitha qumi” “¡Levántate, niña!” y te colme de su Gracia, de su Ternura, de su VIDA, te despose por toda la Eternidad.

Gracias, Mariola, gracias, de verdad.

Mariola

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *