Sin Navidad

Tengo una sensación extraña, como si se nos hubiera robado la Navidad. Los mismos sentimientos que de chaval tenía al abandonar la jovialidad de las fiestas y volver a preparar la cartera para ir al colegio.

La situación de pandemia se nos impone para estar en precariedad, para no juntarnos, para evitar abrazarnos e incluso pelearnos. Por responsabilidad personal acatamos la multitud de normativas fluctuantes que nos caen, pero por eso mismo sentimos que este año se va a quedar en blanco de afecto.

Dar prioridad a la salud es un tópico de nuestros días. Porque la salud es un medio para obtener la vida en plenitud. La salud de por sí, sin nadie con quien compartirla y con quien disfrutarla, sirve para poco.

Claro, es para proteger a los otros. Es cierto. Ahí aparece un motivo a tener en cuenta. Pero en esta afirmación repetida, me siento preparando la tarea del primer día de curso en enero: sin ganas y enfadado.

Proteger es cuidar. Y cuidar es preocuparse. Y preocuparse es trabajar por el bien del otro. Como hizo José en aquel establo de Belén.

Proteger no es legislar. Legislar no es imponer. Porque lo que viene después suena a decretos, a censos e impuestos. Como en aquella época romana.

Tenemos una Navidad cruda. Navidad pelada. Pero Navidad esencial. Quedan María, José y el Niño. Y eso sí que es volver al comienzo. Una realidad nueva, buscada desde el corazón, que ahora se nos hace patente y necesaria.

Tengo una sensación extraña: he de dejar las fiestas y los barullos para adentrarme en lo cotidiano y lo esencial. Quizá en un Enero lleno de posibilidades y repleto de necesidades. Como un niño al que se le ha mostrado que estar juntos y celebrar a Dios hecho un niño es lo más hermoso; aunque el mundo crea que eso es relativo. Como al adulto al que se pretende dejar sin Navidad, cuando lo que se consigue es ir a lo simple y esencial.

 

 

Esta entrada fue publicada en Reflexiones encarnadas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *