Robar la gloria

Cuando uno se apropia de algo que no le pertenece se convierte en un ladrón.

Atesora lo adquirido con un deseo de conservación exagerado porque reconoce que no es fruto de su inspiración. Posee lo de otro pero reconoce que no le pertenece. Además, no sabría cómo darle consistencia.

Cuando Dios nos regala la luz de Cristo y nos hace comprender el sentido de nuestra vida como parte de la historia de la salvación nos da algo inmerecido. Lo que brota ante ese don es la acción de gracias y la alabanza. Y nos posiciona como sal y luz para los otros.

Sal que da sabor a la vida de los demás, como antes -otros hermanos- lo han hecho con nosotros. La vida de comunidad se nutre del sabor que proporciona la sabiduría de nuestros mayores. Y nos convierte en personas amenas, prudentes, amables y con criterio en situaciones de tristeza, agobio e injusticia.

Luz proyectada por nuestro obrar desinteresado por aquellos que se cruzan en nuestro camino. Regalando unas caricias de misericordia que da Dios a través nuestro. Al actuar solidariamente entregamos lo que Dios nos ha dado a nosotros.

Si vivimos la fe sin pronunciar nunca una palabra de amabilidad, de ánimo, de agradecimiento, “desalamos” la fe y la convertimos en un ejercicio de perfección de no nos ayuda ni a nosotros. Si pensamos que todo fruto pastoral depende de nosotros y tiene su inicio en nuestras decisiones, cortándolas de las tarea de los hermanos desde hace años, «salamos» en exceso.

Actitudes que no construyen el reino de Dios ni dan sentido a la propia vida. Aquí, el evangelio  afirma con dureza: «No sirves más que para tirarte y que te pise la gente».Si ayudamos a aquellos que amamos, a los que nos hacen bien, a los que se lo merecen… hacemos lo que hace todo hijo de vecino sin necesidad de ir a misa ni ser cristianos. Y claro, esas obras no iluminan, se quedan en casa, con los amigos o en la parroquia. Aquí el evangelio es más suave, pero nos denuncia como ladrones: «sin estas obras no dan gloria a vuestro Padre que está en el cielo».

Y claro, aquí en la tierra nos quedamos nosotros con el regusto íntimo del evangelio y con la luz acogedora del sacramento para nosotros. Total, robando lo que no es nuestro y sin saber cómo mantenerlo en el tiempo. ¡Robando la Gloria de Dios, como un ladrón!

 

 

Esta entrada fue publicada en Reflexiones encarnadas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *