Dios y su buena vista

Las bienaventuranzas resaltan situaciones y actitudes sólo valoradas y queridas por Dios de nuestra humanidad. Mientras, que para nosotros son inaceptables -la pobreza, el sufrimiento, el hambre, la injusticia, la persecución- Jesús las propone como situaciones de gozo e identidad.

Aunque nuestra educación ha incidido en mirar estas realidad como posibles, a la hora de la verdad -lo que cuenta-, es la capacidad, el éxito y la perfección.

Por eso, sólo han optado por ellas pequeños grupos, pueblos, «restos» significativos frente a la gran masa de la historia. En ese resto Dios se complace y se sirve de él para confundir a los numerosos y capaces. Ciertamente, si nos detenemos a pensar dónde estamos y lo que hemos conseguido, anhelamos ser más importantes y numerosos.

Y es que a pocos les apetece significarse como seguidores de Cristo en los momentos de persecución política o, de incomprensión ideológica de lo religioso. Y sin embargo, los ha habido y muchos que han dado testimonio de Cristo, con su propia vida, por amor.

Necesitamos, en la Iglesia, la mirada de Dios para destacar extranjero que nadie aprecia, amar a la familia que nadie acoge, buscar al joven anestesiado en sus adicciones, desear dar más vida, dejar de huir del que lleva años sin trabajo, animar al depresivo y entregarse de corazón a quien lo solicite en nuestra familia.

Precisamos, en la vida religiosa, la asunción radical de las situaciones de bienaventuranza. Lo que nos llevará -sí o sí- a ser contraste con lo que se lleva y por lo que se opta. El descubrir la riqueza de la pobreza, la grandeza de la humildad o la significatividad del pequeño grupo, sólo puede provocar sorpresa. Y, también ruptura; la que propició Jesús y que le abocó a la persecución, calumnia y muerte. Consecuentemente, si nos instalamos en la adulación no estamos viviendo las bienaventuranzas, o cedemos a las glorias humanas.

¿Si somos discípulos de las bienaventuranzas por qué no celebramos el ser resto? ¿Acaso Dios tiene una mirada tan corta que no nos ve?

Esta entrada fue publicada en Comentarios homiléticos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *