De vuelta al camino

El camino era el lugar de la relación y de los intercambios. Por esos caminos deambulaban los comerciantes, los emprendedores, los extranjeros, lo peregrinos; aquellos que no temían el intercambio y apreciaban lo nuevo y distinto.

Y en esos caminos encontramos a Jesús anunciando el Reino de Dios. Por eso, envía a los suyos -setenta y dos- a los caminos y los destina a todas las ciudades conocidas para ser su voz.   

Todos los discípulos regresan contentos porque han cumplido su misión y han tenido éxito. Un éxito que consiste en ir en nombre del Maestro y no en nombre propio: “Estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo”.

Envío e itinerancia. Dos rasgos esenciales de los misioneros. Dos rasgos carismáticos de la Vida Religiosa. ¿También hoy?

¡Claro! Nuestro sentido y nuestro gozo se fraguan en los caminos. Nuestra significatividad se funda en la marca del Maestro. Tomemos nota de los consejos que da Jesús a los que envía para comprender su objetivo y adquirir su mirada. Para que nuestras palabras manifiesten lo que Dios quiere, nuestras manos curen a quien Dios acaricia, nuestros brazos levanten a quien Cristo toma entre sus manos…

Y rechacemos el inmovilismo y el éxito mundano. Dos tentaciones del Demonio para engordar nuestro ego y la noticia de nuestro instituto.

Volvamos a los caminos… allí se juega nuestro sentido y la gloria de Dios.

Esta entrada fue publicada en Comentarios homiléticos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *