Bregando y con gracia

pescadores-hombres“Toda la noche la hemos pasando bregando” -¿Y?- Pues poco o nada.

Este fragmento del evangelio de Lucas provoca hilaridad tras tantos siglos de invitaciones del Maestro. A veces me siento inmerso en una vorágine de trabajo que se justifica por los esfuerzos invertidos y por las estrategias utilizadas. Pero todos son “de noche”. Y en la noche, los discípulos pescan poco o nada. Necesitan la claridad de las palabras de Jesús y la dirección de su mirada para que su trabajo obtenga otros peces, otras cantidades, en otras latitudes y longitudes.

En la mañana, mientras Jesús predica a una muchedumbre, unos pescadores atracan. Llegan a puerto y hacen recuento de lo pescado. La verdad; muy poco para el tiempo invertido, y se disponen a recoger las redes de la faena. Se da un contraste entre la cantidad de gente que escucha y la escasez de pescado que se trae. Y eso provoca un cambio: en Jesús, que necesita de manos y en los pescadores, que precisan impulso. La mañana de la resurrección ocurrirá algo parecido. La noche impide sacar algo del lago mientras que la madrugada provoca el milagro: “Es Jesús” y “echad la red de nuevo”.

Pues no aprendo. Vuelvo a salir de noche poniendo fuerza de voluntad y multitud de medios. Y doy vueltas y vueltas en la cama porque me cuesta confiar en que el amanecer hará todo más sencillo y de otra manera. Y es que la gracia posee un no sé qué de riesgo y de variabilidad que no me cuadra en la costumbre.

Y sigo proponiendo los mismos objetivos vocacionales y buscando donde hay pesca. Me apunto a cursos y métodos que rastrean en las noches pensando que los números cantan en las redes de quienes los promocionan. Pero sigo en la noche.

Y a eso añado el mismo pecado que Pedro -por el que pide perdón-: no “dar su brazo a torcer”, por reconocer que sus modos no son los de Dios y sus deseos los del reino. El milagro ha propiciado su sorpresa. ¡Pues me faltan luz y milagro! Porque no me arriesgo a hacer las cosas de otra forma, en otros lugares y a otros tiempos. Y me canso y nos cansamos. Y pesco y pescamos lo que se ve en las redes: poco o nada para tanto faenado. Y pierdo el humor y gracia que se me regala.

¿Y si escucho y lo dejo todo? ¿Cómo nos iría?

 

Esta entrada fue publicada en Comentarios homiléticos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>