Ojo y oreja

Camello«Ojo y oreja» es una expresión familiar de sorpresa cuando lo que se ve sobrepasa lo habitual. Ojo y oreja son necesarios para encontrarnos con un rico interesado por encontrarse con Jesús.

Dicen que uno esperó a que Jesús saliera de la ciudad para encontrarse con Él. Era un hombre cumplidor que quería demostrarlo. Quizá por eso esperó a estar ante el galileo y sus discípulos y, con cierto halago, llamarle «maestro» y «bueno». En ese mismo instante le hizo saber su honradez en el cumplimiento de la Ley mosaica. Y ¡claro!, Jesús se sorprende por el momento y por las palabras elegidas.

Pocos son los que se acercan a Dios ante nuestros ojos y menos los que presumen de sus valores ante nuestros oídos. Para eso nos bastamos los que estamos a su alrededor. Nos quedamos solos presentándole nuestra valía y lo indispensable de nuestra labor. A ratos hasta pensamos ser ese varón y que la mirada de cariño de Jesús sea para nosotros. Soñamos con oír de su boca: ¡qué bien lo haces, no estás lejos del reino de Dios!

El caso es que Jesús no respondió la pregunta, «¿qué he de hacer para heredar la vida?» Y no lo hizo, porque aquel hombre no lo necesitaba. Estaba satisfecho con su vida y sus capacidades. Era rico en autoestima, en posibilidades y en moralidad. Eso, sí, Jesús le mostró su carencia: «una cosa de falta: vende lo que tienes, da el dinero a los pobres y heredarás».

¡Ojo y oreja! Vende, da y entonces heredarás. Mucho desprendimiento de sí para tan poco espacio. Vender lo acumulado en tantos años para darlo a los que no saben hacer las cosas como yo, ni han luchado con mi ahínco, ni han cumplido los mandatos de los superiores a raja tabla, ni tienen tantos catequizados a su alrededor… Y ese varón, triste, agachó la mirada y cerró los oídos al consejo que Jesús le aportaba.

¡Ojo! A nuestra seguridad; a esa que viene cifrada en nuestras capacidades, tareas comunitarias, responsabilidades provinciales, encargos diocesanos, en nuestro sueldo… para no movernos, para no salir. Y ¡oreja! a lo que nos llega de los demás y que nos invita a saber repartir.

Después, «mirando alrededor les dijo: ¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el Reino de los cielos».

Esta entrada fue publicada en Comentarios homiléticos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *