La oportunidad de levantarse

calcetines-levantate-con-el-pie-derechoEra su última oportunidad y no querían perderla.

Jairo, a la vista de todos, se lanza delante de Jesús porque se le muere su niña. No repara en su rol de rabino, de responsable de la comunidad de fe, ni en el ejemplo que ha de dar… con el corazón partido le pide a Jesús: «pon las manos sobre mi hija para que se cure y viva.» Una petición desesperada que deja a Jesús vendido y afectado: vendido, delante de las autoridades judías -aparece con más autoridad que el Templo-, y afectado, por tocar a un enfermo -incurriendo en impureza-.

No había caminado mucho, «acompañado de mucha gente que lo apretujaba», cuando una mujer desesperada le toca. Una mujer agotada, empobrecida y apartada de la comunidad osa tocarle porque es su última oportunidad y no repara en las consecuencias que, todo esto, traerá a Jesús. «Inmediatamente se secó la fuente de sus hemorragias y notó que su cuerpo estaba curado». A continuación encontramos a Jesús en casa de Jairo sin hacer caso a las voces que le dicen que la niña está muerta. Él «entró donde estaba la niña, la tomó de la mano y le dijo: niña, hablo contigo, levántate». Y ocurrió el milagro.

Dos sanaciones que suceden a la vista de todos y fruto de la confianza de dos desesperados: «Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y con salud.» «Hombre, no temas; basta que tengas fe.»

Historias conectadas por los «doce años» de enfermedad y de vida. El  tiempo máximo para sanar y revivir. El tiempo suficiente para desesperar, para dejar de creer, para amargarse, para encerrarse y para morirse en vida. Y ambas historias cosidas por la prisa de la última oportunidad.

Aquel día, a la vista de todos, la religión judía quedó tocada de incapacidad y de muerte: incapaz por no curar la enfermedad y muerta por no poder dar vida. El culto judío perdió su sentido ante la caricia de una mujer y las lágrimas de un padre.

¿Dónde está la Iglesia hoy? ¿Le da miedo tocar y ser tocada? ¿Ofrece a Cristo como la sanación y no como condenación? Y yo ¿Dónde me encuentro? Cristo se pone hoy ante ti, aprovecha ¡Es la oportunidad!

Esta entrada fue publicada en Comentarios homiléticos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La oportunidad de levantarse

  1. DIANA RIVERA dijo:

    Hermoso, la fe es el regalo mas precioso que Dios pudo depositar en nuestro corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *