Por encima de todo

rtr2gm1j-e1480189349744Estar por encima puede significar muchas cosas. Desde una desafección grande por la realidad a una espiritualización de los acontecimientos.

Cada vez que hacemos referencia a la Ascensión de Jesús nos debatimos entre cielo y tierra, subir o bajar y todo con categorías espaciales. Sin embargo, hoy la Palabra tiene tintes de adultez y de riesgo. De una fe pensada y realista que impide que nos vayamos por las nubes o nos quedemos a ras de suelo como aquellos galileos.

Basta leer la catequesis que reciben los cristianos de Éfeso para adquirir una fe adulta. Se les invita a pedir a Dios  tres verdades: Primero su Espíritu para poder conocerle -dejando de lado nuestras proyecciones infantiles-, después unos ojos capaces de ver la esperanza a la que se nos llama -superando la cortedad de nuestros objetivos- y, finalmente, reparar en la herencia que les toca a los suyos -parte en su poder-. Y eso, ¿cómo es posible?

El evangelio asegura que confiando en Jesús y demostrándolo con el Bautismo. Y ahí viene el riesgo, porque quien «crea y se bautice se salvará». Y esa salvación comienza ya aquí, estando por encima de muchas contrariedades: serán o seremos capaces de echar demonios en nombre del Señor para purificar de negatividades o envidias nuestros lugares de trabajo, hablarán o hablaremos lenguas nuevas que unirán a las personas por encima de ideologías, cogerán o tomaremos en nuestras manos las serpientes que asustan a nuestros contemporáneos y, si beben o tragamos el veneno mortal del «aquí y ahora» no nos hará daño porque vislumbramos lo universal y lo eterno.

El resto es más impresionante, porque ese Señor Jesús, dará -nos dará- parte del poder que hoy recibe en ese misterio de la Ascensión o de su Glorificación para curar y sanar a nuestros hermanos imponiéndoles las manos.

Y es que así, y sólo así, Jesús podrá estar por encima de todo haciéndose presente en cada momento y en cada persona: en sacramento y en nuestras manos. Por encima de todo.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones encarnadas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *