SER “NORMALES”

0
86

blog-ianireLas circunstancias han hecho que estos días deje los viajes “ultrarápidos” para poder permanecer con algo de calma en Granada. Una de las cosas de las que estoy disfrutando es que estar por aquí sin tantas prisas me permite encontrarme con algo de calma con algunas personas. Ayer estuve con Alberto, un compañero que estudió conmigo la carrera y al que hacía once años que no veía. Hubo tiempo para todo: para rememorar “batallitas” de cuando éramos “jóvenes y hermosos”, de seguir juntos la pista de otros amigos de esos tiempos, de ponernos al día de la vida de cada uno y también para hablar de lo humano y lo divino.

Cuando regresaba para casa iba dándole vueltas a cuántas veces había salido en la conversación la importancia de ser “normales”… y, de rebote, cuántas veces la gente de Iglesia somos un poco “peculiares” en nuestra relación con los demás. No sé si podría definir en qué consistía esa “normalidad” que ambos valorábamos, pero creo que tiene mucho que ver con tener tomada la medida de nuestra fragilidad, con caminar codo con codo con los otros sin creernos “distintos” (y, de paso, mejores), con reconocer nuestras dificultades y debilidades sin miedo a que eso empañe el Evangelio que queremos anunciar y vivir, con compartir nuestras dudas y nuestros miedos con quienes comparten nuestro día a día… Ser “normales” acaba siendo condición de posibilidad para testimoniar de modo creíble a ese Jesús que se hizo “uno de tantos”.