CINCO LIBROS RECOMENDADOS POR VIDA RELIGIOSA

0
275

JESÚS ESPEJA
Jesucristo. Una propuesta de vida. Ed. San Pablo, Madrid 2010, 372 pp.

El dominico y profesor de Cristología, Jesús Espeja, motivado por la situación que nos toca vivir y por la convicción de que Jesucristo es luz y camino de plena humanización, vuelve a reflexionar sobre la figura de Jesús. Según el autor, Él es pro-puesta de vida y camino para superar tantas alienaciones, personales, sociales y religiosas que impiden realizar la vocación humana; Él es pro-puesta de felicidad para todos los hombres y mujeres independientemente del momento histórico y cultural; Él propone el humanismo del Reino de Dios a una cultura profunda-mente marcada por el individualismo y el narcisismo, pero que sigue anhelando la felicidad y la libertad. El autor desarrolla esta obra bajo las claves de la humanidad-divinidad de Jesucristo y la relación entre historia y fe. Su estructura aparece dividida en tres partes: Aproximación a la historia, La fe de los cristianos y la identidad del creyente cristiano. Una propuesta y una llamada a la fidelidad creativa, a la alegría evangélica y al discernimiento fino y constante de la misión de la Iglesia.

LIA BELTRANI
Mujeres de la resurrección. Por los caminos del mundo. Ed. Paulinas, Madrid 2010,156 pp
.
Lia Beltrani nos presenta, basándose en el evangelio de Juan, una serie de encuentros entre Cristo y las mujeres. Cada capítulo recoge un texto evangélico, referido principalmente a María de Betania y a María de Magdalena pero también a otras mujeres que aparecen en los evangelios. Luego revive, mezclando experiencia personal y apasionada, la vitalidad y valentía de Egeria, la fuerza de Teresa de Jesús, la entrega de Teresa de Calcuta y una serie de mujeres anónimas marcadas por la experiencia del resucitado. Por su trayectoria profesional como periodista, la autora, ha tenido la posibilidad de viajar por lugares de conflicto y olvido, como la tierra de Jesús, allí ha encontrado testimonios anónimos de religiosos y religiosas empeñados en la esperanza. Desde luego, una obra sugerente y distinta que mezcla evangelio, mujer y vida de forma plástica y viva.

 


GARCÍA PAREDES – PRADO (Eds.)
La casa de todos. Comunidad: misión y morada. Ed. Publicaciones Claretianas Madrid 2010, 362 pp.
¿Dónde habita la vida religiosa? ¿Dónde habita el Maestro? ¿Cómo hemos construido nuestra casa? ¿Es nuestra casa lugar de acogida incluso de hospitalidad? ¿Nuestra casa es de todos? Estas y otras preguntas abordaba la XXXIX Semana Nacional para los Institutos de Vida Consagrada. Este libro nos presenta las ponencias en ella realizadas, además de ofrecer reflexión e intuición nos permiten detenernos en el gran interrogante que supone la “oikós” para la renovación de la vida consagrada. Un libro que facilita descubrir la riqueza y las posibilidades de “nuestra” morada.

 


 

 

ÁNGEL APARICIO RODRÍGUEZ
Los Salmos. Oración de cada día. Ed. Bac. Madrid 2010, 288 pp.

En esta obra Ángel Aparicio, biblista y asiduo colaborador de VR, nos presenta una nueva traducción de los salmos que utilizamos en la liturgia. La finalidad que ha movido al autor es reflejar en lengua castellana toda la riqueza poética y oracional que el texto hebreo expresa y que no siempre ha sido bien transportada de una lengua a otra. Además de realizar esto, la obra presenta un valioso y exhaustivo trabajo en el aparato crítico, donde se explica la estructura del salmo, los lugares donde aparece en el Nuevo Testamento y los motivos por los que cada salmo adquiere actualidad. Por eso es de vital importancia leerlas conjuntamente o mejor dicho, hacer oración de ambas. Sin duda, un buen instrumento que nos ayuda a orar y a saborear esta oración sempiterna.

 


JUAN MARÍA URIARTE
Una espiritualidad para nuestro tiempo. Ed. Sal Terrae, Santander 2010, 152 pp.

Tras las numerosas publicaciones aparecidas con motivo del Año Sacerdotal, nos queremos hacer eco de esta obra de Juan María Uriarte, donde nos ofrece una reflexión actual, humana y global del ministerio sacerdotal. Para el autor, el sacerdocio implica una cimentación psicológica sana, no concibe pastores sin una madurez psicológica, afectiva y sexual; reconoce las dificultades pero valora también los apoyos y posibilidades. Además aborda la fraternidad sacerdotal y la espiritualidad del celibato, con sus condicionamientos sociales y ambientales, pero también con los rasgos espirituales que han de cultivar las personas que abrazan el ministerio sacerdotal.