El único importante

¿Hay alguien que quiera ser el último y pasar inadvertido?

Ser transparente no es una opción en esta sociedad nuestra. Buscamos significación mediática y presencial para sentirnos importantes y acogidos. Y las palabras de Jesús proponiendo humildad, trabajo callado e implícito, parecen intragables.

Este fragmento está reelaborado por los primeros cristianos que, en tiempos de Mateo, están siendo perseguidos por anunciar a Jesús resucitado. Ellos retoman las palabras del Maestro que les animan y definen. La humidad encarnada va a ser la respuesta a los que desvalorizan a Cristo. Y el adjetivo «hipócritas», la defensa ante los fariseos que buscan significación.

Muchas de las reacciones que tenemos y de las palabras que emitimos dependen del contexto. A veces, ni nosotros mismos comprendemos nuestras salidas de tono. Los demás las sufren y tampoco saben cómo explicarlas. Pero el hecho es que damos la impresión de decir una cosa y vivir la contraria; al estilo fariseo. Supongo que mucha gente se «echa para atrás» al entrar en contacto con nosotros. Ven nuestras incoherencias de curas, de religiosos, de matrimonios o grupos de jóvenes y se van. Encuentran dentro lo mismo que hay fuera.

Si fuera tan sencillo ser honestos y desinteresado no hubiéramos necesitado la redención. De tal manera que Cristo se sigue quedando dentro de nuestras comunidades para ponernos en segundo término y destacarse como el Señor. De ahí que las palabras que se nos ofrecen estén en consonancia con la misma vida del Maestro: «no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar consejeros, porque uno solo es vuestro consejero, Cristo. El primero entre vosotros será vuestro servidor».

La propuesta es el servicio y la humildad. El darse para el bien de los hermanos sin esperar recompensa. Una suerte de personas que podrían gobernar perfectamente este mundo sin sueldos ni poder, tan sólo con Cristo, el único importante.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones encarnadas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *